De Verónica al Ayuwoki

A mí, que siempre me han gustado las historias de terror, hay un tema que me fascina: los virales de terror o Creepypastas.

» Los creepypastas son historias cortas de terror recogidas y compartidas a través de Internet con la intención de asustar o inquietar al lector. … El lector a veces queda perturbado por los llamados «episodios perdidos», historias sobre episodios descartados de series de televisión, generalmente cartoons.» (Wikipedia)

En nuestro imaginario colectivo han existido desde siempre las historias de miedo, relatos que nos contaban nuestros abuelos, nuestros padres y, si eres de mi generación, Íker Jiménez: La niña de la Curva, Verónica, el hombre del saco, el Chupacabras, los gamusinos, la bruja del bosque… pero ahora, con la emergencia de internet, estos relatos se han convertido en virales audiovisuales, en el sentido en el que suelen ser fotografías, vídeos o audios “malditos” con los que el usuario interactúa y comparte su “experiencia” con otros usuarios de la misma comunidad, formándose así la historia del creepypasta en sí.

A los pequeños de la casa ya no les puedo contar historias sobre la niña de la curva o sobre Drácula, ahora es más probable que se asusten con Slenderman o con el Ayuwoki. Es una forma más de sentirse integrado dentro de la red.

Lo realmente alarmante es el impacto que estos virales están teniendo en su público adolescente, y es que no son pocos los casos en los que chicos y chicas han perdido la cabeza por culpa de las historias que han leído en internet. Quizá el caso más sonado es el de las adolescentes que apuñalaron diecinueve veces a su amiga en 2014 por supuesta orden de Slenderman, la figura más emblemática dentro de los creepypastas del siglo XXI: https://www.playgroundmag.net/now/Declaran-culpable-adolescente-Slender-Man_22800101.html  

Está claro que la mente de los adolescentes es muy influenciable, y probablemente la mayoría estén curados de espanto con respecto a estas historias, pero aun así es muy interesante cómo las leyendas se desarrollan en la web, agrandándose y creando nuevos contenidos y comunidades (retroalimentándose entre ellas). El terror se puede disfrutar, pero quizá hay que tener cuidado con que no se vaya de las manos la concepción de la ficción y de la realidad.

Hoy mismo encontré esta noticia de alerta sobre la reaparición del creepypasta de Momo https://www.lasexta.com/tecnologia-tecnoxplora/internet/la-policia-nacional-vuelve-a-alertar-sobre-el-peligro-del-viral-de-momo-video_201903275c9b53560cf2686829894020.html

Las historias de antes probablemente te hacían tener alguna que otra mala noche, incluso fueron capaces de inspirar a auténticos maniacos a ejecutar algunos de los crímenes más atroces. Supongo que esta es la versión digital de todo aquello. La imaginación fue, es y será el arma más peligrosa en una mente enferma.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s